2. La desregulación cuesta vidas